Descripción

Las ondas acústicas, conocidas en medicina como “ondas de choque“, se han usado ya en la medicina desde el año 1980 para tratar cálculos renales y desde 1992 en el campo de la fisioterapia para tratar enfermedades tendinomusculares y en ciertas calcificaciones.

Con las investigaciones científicas se ha observado que las ondas de choque producen la activación de procesos metabólicos, favorecen la formación de colágeno y la estimulación circulatoria. Por este motivo, hoy en día se aconseja para el tratamiento de la celulitis y últimamente se está posicionando como el tratamiento no farmacológico de la disfunción eréctil.

¿Cómo funcionan?

Las ondas de choque son un innovador sistema que modifica las ondas físicas para que puedan usarse como ondas acústicas pulsantes.

Mediante un equipo médico, las ondas de choque se introducen en forma de ondas acústicas de alta energía en el cuerpo del paciente. Estas ondas oscilantes y de altas frecuencias son aplicadas con un aplicador radial para tratar celulitis en todos sus grados. De esta forma se mejora la elasticidad, firmeza y textura de la piel.

Las ondas de choque llegan a las capas más profundas de la piel cuyo efecto es permeabilizar los adipocitos para permitir que la grasa acumulada en la zona tratada salga a la sangre ayudando a drenar hacia el canal linfático los desechos que tenemos en la piel.

Celulitis

Comúnmente conocida como “celulitis” aunque médicamente recibe el nombre de lipodistrófia ginecoide, paniculosis o paniculopatía edemato fibroesclerótica. Es una afectación que produce un desorden del tejido celular subcutáneo localizados en la hipodermis y distribuidos en los compartimentos envueltos por tejido conjuntivo. Afecta aproximadamente al 90% de las mujeres, suele iniciarse en la pubertad aunque la máxima expresión es hacia los 30 años, se localiza fundamentalmente en abdomen, muslos, caderas y glúteos.

Tratar la celulitis

La finalidad de las ondas de choque en el tratamiento de la celulitis es la rotura parcial de los nódulos de grasa y de los tabiques fibrosos que son los responsables de la celulitis y la apariencia de la piel de naranja. Además, las ondas de choque, consiguen la activación de la circulación y drenaje de la zona por el sistema linfático, aumentando el ritmo del metabolismo y favoreciendo la eliminación de las grasas acumuladas.

El uso de las ondas acústicas aporta una permeabilidad de forma temporal a las membranas celulares de la piel y favorece el intercambio de substancias entre las células. De esta manera se activan las lipasas, que son las responsables de eliminar la grasa.

Con la aplicación de las ondas de choque, el tejido cutáneo experimenta una gran mejora, incluso desde las primeras sesiones. Se consigue eliminar la celulitis de manera visible, elimina la grasa, reduce la circunferencia de la zona, la piel queda uniforme y lisa, elimina la piel de naranja y el aspecto de la piel mejora visiblemente.

Es una técnica completamente indolora y que permite conseguir grandes resultados en poco tiempo.

Video

Whatsapp        691.061.061