Después del verano y con la cantidad de sol recibida, es el momento de cuidar tu piel y evitar el fotoenvejecimiento.

El fotoenvejecimiento se debe a los años de exposición solar que tu piel ha estado expuesto al sol.

Sábes como el sol daña tu piel?

La piel se compone de tres capas:

  • La epidermis (o capa externa).
  • La dermis (o capa intermedia).
  • El tejido subcutáneo (o capa profunda).

La dermis contiene el colágeno, la elastina y otras fibras que constituyen la estructura de la piel. Estos elementos dan a la piel un aspecto liso y juvenil, pero la exposición solar los daña por la radiación de los rayos ultravioleta (UVR).

Existen varios tipos de UVR pero nos centraremos en dos que son los que afectan a nuestra piel provocando el fotoenvejecimiento y el cáncer de piel. Mencionaremos los rayos UVA y UVB. Cuando los UVR inciden en  nuestra piel, los melanocitos crean melanina y la depositan en la epidermis. Este es el proceso fisiológico del bronceado, pero en realidad, es una reacción de defensa contra la la radiación solar para que no penetre en nuestra piel.

Los rayos UVB son más cortos y tienen un poco más de energía que los rayos UVA. Los UVB son el principal causante de las quemaduras solares, pueden dañar directamente nuestro ADN y se cree que son los responsables de la mayoría de cánceres de piel.

Los rayos UVA envejecen las células de la piel y pueden dañar el ADN de estas células. Los rayos UVA están más relacionados con el fotoenvejecimiento ya que penetran profundamente en la dermis produciendo daños en las fibras de colágeno. Este daño provoca un aumento anormal de producción de elastina. El aumento de elastina produce mayor producción de unas enzimas llamadas metaloproteinasas que funcionan incorrectamente y degradan al colageno provocando una mala reconstrucción suya. A largo plazo, este efecto crea arrugas y reducción del colágeno dando como resultado final una piel atrófica y de aspecto envejecido.

efecto-rayos-uv

Los rayos UVC tienen más energía que otros tipos de rayos UV, pero no penetran en nuestra atmósfera. No son normalmente una causa de cáncer de piel.

La exposición continua al sol también puede causar manchas. Una mancha parduzca ocasionada por la edad en realidad es un lentigo (una pigmentación causada por la exposición solar). Estas manchas relacionadas con la edad aparecen generalmente en las manos, brazos, escote, cara, en los hombres se puede observar en la zona capilar principalmente los calvos y en la espalda.

lentigos

Tratamientos anti-envejecimiento

FOTOENVEJECIMIENTO

LEVE

FOTOENVEJECIMIENTO

INTENSO

FOTOENVEJECIMIENTO

SIN PINCHAZOS

Whatsapp        691.061.061